Síguenos en:

Toral, Cristóbal

Toral, Cristóbal

Cristóbal Toral es hondamente político y poético: siente en los pinceles el dolor del mundo. Le obsesionan la migración y sus heridas. Los muertos mediterráneos. Toral sabe que nada es estático, que nada permanece, que somos rabiosamente nómadas. Que veremos caer hasta al último dictador y hasta al último mito. Es capaz de montar una instalación con Juan Carlos I destronado, rendido en un contenedor. Y una pintura con el Papa Benedicto secuestrado por yihadistas. Es un cronista, Toral, un periodista artístico que bebe de la fuente más caliente: la vida. Sin abstracciones.

“Yo soy un pintor situado en lo clásico, en lo moderno y en la realidad, esas son mis tres fuentes de inspiración. La realidad para mí es un concepto amplísimo, no es un concepto de temario limitado. Hay muchos pintores figurativos para los que la realidad es un paisaje, unas manzanas, unos membrillos o una habitación, pero para mí la realidad es todo lo que acontece, lo que ocurre: las pobres personas que se ahogan, los migrantes del Mediterráneo, el subir a la luna. Las realidades de nuestro tiempo me inspiran y yo me siento un reportero, un periodista en la línea de Goya, y todo lo intento plasmar. Creo que la realidad es una zona en la que el artista, como intelectual, tiene que comprometerse. Siento una intención de denuncia”.

Año: (Torre Alháquime, 1940)

Documentación sobre el artista en CIDA: Artículos CIDA

OBRAS

Título de la obra: Sin Título

Año: Sin Fecha

Medidas: 94 x 101

Técnica: Óleo sobre lienzo

Tipología: Pintura
Inventario: 651



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies