Síguenos en:

Matta, Roberto

Matta, Roberto

El artista Roberto Matta dijo alguna vez que “una imagen no es un lienzo en la pared, es el impacto que da en el blanco de tu mente”. Este pintor, arquitecto y creador experimental nacido en Chile es considerado el último de los surrealistas; sin embargo, su inigualable visión, basada en una pasión por la geometría, hace que su obra trascienda las etiquetas. Su legado como una figura clave para el desarrollo de otras vanguardias de mediados del siglo XX y su imponente estética lo llevaron a convertirse en uno de los artistas latinoamericanos más importantes de todos los tiempos.

Roberto Sebastián Antonio Matta Echaurren nació el 11 de noviembre de 1911 –el 11/11/11, un número que adoptaría e incorporaría a sus obras– en Santiago de Chile. Cursó la carrera de arquitectura en la Universidad Católica de Chile, de donde se graduó en 1931. Años después, se convirtió en un marino mercante, lo que le permitió salir de su natal Chile y viajar a Europa. A su llegada a París en 1934, entró a trabajar al taller de Le Corbusier (aunque no recibía pago alguno). A finales de ese mismo año, Matta viajó a España, donde conoció al poeta Federico García Lorca. A su vez, Lorca le presentó a Salvador Dalí por medio de una carta. Interesado en su visión artística, Dalí alentó a Matta a mostrarle algunos de sus dibujos a André Breton, líder del surrealismo. Este vínculo marcaría su producción artística para siempre.

En 1936, Roberto Matta pasó un tiempo en Londres trabajando con Walter Gropius y László Moholy-Nagy, dos pilares de la Bauhaus. Este periodo marcó la entrada formal de Matta al surrealismo, así como su primer encuentro con la obra de Duchamp y el Guernica de Picasso: dos impulsos claves para que el artista chileno hiciera la transición del dibujo a la pintura al óleo. Así, Matta fue invitado a participar en la Exposition Internationale du Surréalisme de 1938 en París y la Exposición Internacional del Surrealismo en México en 1940.

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Matta decidió mudarse a Nueva York a finales de los años 30. Para entonces, su obra ya destacaba por sus “formas biomórficas en evolución que mutan y fluyen a través de la superficie del lienzo” (de acuerdo con una reseña de sus primeras muestras) y una paleta de colores profundos compuesta por rojo, amarillo, azul y negro.

En Nueva York, Matta realizó su primera exposición individual, considerada el primer contacto de la escena estadounidense con el surrealismo europeo: por ello, Matta es recordado como la figura que introdujo el surrealismo tanto en la plástica chilena como en la escena norteamericana. Su influencia entre artistas como Jackson Pollock, Arshile Gorky y Mark Rothko lo llevaría a convertirse en una pieza clave para el desarrollo del expresionismo abstracto.

Aunque a lo largo de su vida buscó mantener una relación con Chile, el vínculo de Roberto Matta con su país de origen fue más fuerte durante el gobierno de Salvador Allende, quien lo invitó a pintar obras monumentales y ofrecer conferencias; sin embargo, el golpe de estado cortaría la relación del pintor con su país por casi 20 años: En 1990, tras el retorno a la democracia, el gobierno de Chile le concedió el Premio Nacional de Arte mención Pintura, y en 1992 le fue otorgado el Premio Príncipe de Asturias, en España.

Año: (Santiago de Chile, 1911-Civitavecchia, 2002)


OBRAS

Título de la obra: La seine des seins

Año: 1987

Medidas: 118 x 107

Técnica: Óleo sobre lienzo

Tipología: Pintura
Inventario: 850

Contexto: Colección Fracaral. Obra Catalogada con certificado del Archivo Matta con el numero 87/20. Catalogada por Octavio Paz y Lasse Söderberg en el catálogo de GKM Siwert Bergström. Procede de la colección de Carlos Catalán Sánchez.

Sala: 11